Meade, ya sin candados, muy solicitado

Meade, ya sin candados, muy solicitado

Ciudad de México.- Enrique Ochoa, dirigente nacional del PRI, adelantó que su partido ganará carro completo las elecciones del 2018.

Durante la plenaria a de la 22 Asamblea Nacional, el líder del tricolor sostuvo que están en condiciones de ganar la Presidencia y las nueve gubernaturas, así como la mayoría en la Cámara de Diputados y el Senado. Frente al Presidente Enrique Peña Nieto y los integrantes de su gabinete, Ochoa hizo un recuento de las reformas aprobadas a los documentos básicos de su partido. Ante funcionarios como José Antonio Meade y Aurelio Nuño, destacó la eliminación de cerrojos que le impedían postular a ciudadanos sin militancia a la candidatura presidencial. “El PRI rompió los candados. Somos un partido que necesita romper las cerraduras y que le abre la puerta a la sociedad”, expresó. Ante la cúpula del tricolor, celebró la aprobación de la prohibición a diputados y senadores que “brincan” de una lista a otra de candidaturas plurinominales.

“Cualquier militante pluri, en la siguiente elección, deberá buscar el voto por tierra. Deberá recorrer el territorio. Que no haya más brincos de pluri a pluri”, subrayó entre aplausos de los delegados.

El dirigente también destacó que con los cambios a los documentos básicos, su partido respaldará la integración de gobiernos de coalición que permitan construir mayorías al próximo Presidente de la República.

Al final de su discurso, el líder priista criticó al populismo autoritario, como el que, dijo, afecta a Venezuela.

Sólo el PRI, cerró, es capaz de frenar ese fenómeno, tal y como ocurrió en los recientes comicios por la gubernatura del Estado de México.

El centro de las miradas

Sin candados que le impidan pelear por la candidatura presidencial del PRI, José Antonio Meade se convirtió ayer en el centro de atención de la Asamblea Nacional.

El secretario de Hacienda acaparó la demanda de “selfies” luego de concluir el encuentro tricolor realizado en el Palacio de los Deportes.

El funcionario federal fue abordado una y otra vez por cientos de delegados priistas para saludarlo, abrazarlo y felicitarlo como si se tratara del “ungido”.

Entre el tumulto, con 87 años de edad, el eterno legislador Augusto Gómez Villanueva se abrió paso a codazos para poder retratarse con Meade. Y lo logró.

Minutos después, el líder nacional de millones de burócratas, Joel Ayala, también posó con el presidenciable.

“¿Está muy solicitado?”, le preguntaron.

“Y lo va a estar más”, respondió una delegada mientras Meade sonreía.

El apapacho partidista y el asedio de los medios fue registrado a la distancia por el padre del Secretario de Hacienda.

Dionisio Meade tomaba fotografías con su celular de todos los pasos que daba su hijo recién estrenado en el arte de placearse entre priistas, aun sin serlo.

Luego de que personal a su servicio hizo saber el interés de hablar sobre la apertura de los candados del PRI que ahora lo habilitan para buscar la candidatura, Meade reconoció que es una buena noticia, pero, sobre todo una oportunidad.

–El secretario de Turismo ya dijo que sí va, ¿usted le entra?

–Nosotros estamos concentrados en nuestra labor, pero contentos con la oportunidad del espacio y el diálogo.

El extitular de Sedesol aclaró que no tiene intenciones de afiliarse al PRI, pero recordó que su carrera ha sido forjada a la par de los gobiernos de ese partido político.

“Tengo una relación de mucho tiempo con el PRI que empieza con mi padre”, expresó.

Comentarios