Mayweather impone su estilo y se lleva el duelo ante Mcgregor

Mayweather impone su estilo y se lleva el duelo ante Mcgregor

La adaptación de las artes marciales mixtas al boxeo no resultó nada bien para el irlandés Conor McGregor, quien la noche del sábado fue noqueado por Floyd Mayweather en Las Vegas.

Luego de meses de polémica, el artemarcialista no pudo con lo básico del boxeo y cumplió los pronósticos al convertirse en un blanco fácil del experimentado campeón que dominó cinco divisiones.

Con la expectativa por las nubes y con el apoyo de cientos de fieles fanáticos, Conor McGregor subió solemne al ring para hacerle frente a uno de los peleadores catalogados con la mejor defensa en la última década para llevarse los primeros rounds del duelo y no por exceso de golpes o efectividad, sino porque Mayweather decidió en ponerse en modo defensivo y no tirar ni un solo golpe.

“Ese era el plan, dejar que tirara todo lo que tenía para después hacer nuestro trabajo. Nos apegamos al plan y funcionó. Les dije que no llegaría al final”, dijo al micrófono tras acabar el duelo con el que alcanzó el récord de 50-0 para superar al legendario Rocky Marciano.

Al sexto round, cuando el cansancio empezó a causar estrago en el desempeño del irlandés, fue el momento en el que Floyd Maywether comenzó a atacar y a mostrar su efectividad que le permitió, tan solo 5 rounds después, lograr que el réferi detuviera las acciones.

Mayweather decidió enfocarse por completo en el rostro de su rival y ahí empezar a infligir el mayor castigo. Con rectos, volados y de vez en cuando uno que otro codo que provocó que McGregor comenzara a lanzar golpes de conejo.

“No es ni tan rápido ni tan fuerte, pero vaya que tiene algo. Me voy satisfecho porque fue una pelea cerrada”, dijo el irlandés que ahora tiene un récord profesional de 0-1.

Para el noveno round la presión llegó al punto máximo, pues Money se lanzó a la media distancia y aprovechó la mala posición de su retador para comenzar a cimbrarlo, por lo que supo que era cuestión de tiempo para que pudieran detener la pelea y no perdonó. Al décimo episodio, a tan solo un minuto y cinco segundos, Mayweather logró aterrizar un recto que hizo que McGregor levantara el rostro, provocando los gritos de los asistentes. Lastimado McGregor y ya sin tirar golpes, aguantando todo lo que tiró Floyd, el referi vio la oportunidad perfecta para deterner el duelo y así dar la victoria al peleador de Michigan.

“Esta es mi última pelea. No más y me voy muy satisfecho”, dijo al final Mayweather, quien solo rio al escuchar a McGregor decir que detuvieron la pelea demasiado pronto..

Comentarios