Se fragmenta la caravana de migrantes

Se fragmenta la caravana de migrantes

CDMX.- La caravana de migrantes que iniciaron su viaje el pasado 12 de octubre en una terminal de autobuses de San Pedro Sula, Honduras, viaja muy dispersa, pues cada uno tiene intereses distintos.

Un grupo de unos 400 migrantes llegó la mañana de este domingo al estadio Jesús Martínez “Palillo” de la Magdalena Mixhuca, en la Ciudad Deportiva de Ciudad de México, donde el gobierno capitalino instaló el albergue, en el que ha garantizado el abasto de agua.
Algunos migrantes llegaron desde la noche del sábado. Fueron trasladados al albergue tras un recorrido nocturno de las autoridades como parte de la campaña “En Invierno Contigo”.
Los alimentos que han recibido son atún, arroz, un pan y agua. Se les entregaron cobijas y se les hizo una revisión médica. Además se instaló un comedor público y tinacos.
Otro grupo de migrantes llegaron a la Basílica de Guadalupe, en la alcaldía de Gustavo A. Madero. Ahí el padre Alejandro Solalinde pidió a los migrantes tener confianza y tomar los camiones que llegarán más tarde para trasladarlos a la Ciudad Deportiva.
“No tengan desconfianza, la ciudad se ha unido para ayudarles a ustedes y todas las autoridades y las iglesias, nos hemos juntado para darles un trato digno a ustedes”, dijo Solalinde, de acuerdo con Reforma.
El contingente más grande de migrantes provenientes de El Salvador, Honduras y Guatemala, salió esta madrugada de Ciudad Isla y se dirige a Córdoba, Veracruz. Esta es la parte más importante de la caravana.
Los coordinadores de la caravana anunciaron que la salida sería a las 5:00 horas de este domingo, sin embargo, desde una hora antes empezaron a salir, pese a que la indicación fue irse juntos y vigilados por la policía para evitar ser víctimas del crimen.
Hay un grupo que sí respetó las indicaciones y esperó la salida hasta casi las 6:00 horas, en tanto que otros prefieren seguir descansando y avanzar lento este domingo.
La segunda caravana de migrantes, que ingresó a México el lunes, llegó este sábado a Pijijiapan desde Mapastepec, en el sureño estado de Chiapas.
Este grupo va acompañado del dirigente de la organización Pueblos sin Fronteras, Irineo Mújica, quien organizó a las familias para que abordaran con orden vehículos de transporte público, particulares y de carga.
Mújica, un activista mexicano, dijo que el éxodo migrante es un calvario aunque se manifestó contento “porque la población de México los ha acogido, les ha dado comida, los ha curado”.
Añadió que la primera y la segunda caravana se reunirán en Ciudad de México, aunque no hay un día previsto para el encuentro.
“La intención es alcanzar la otra caravana y llegar a la Ciudad de México, donde se buscará sacar un acuerdo que sea sensible y que sea para el bienestar de todos los inmigrantes”, dijo Mújica.
Por su parte, la tercera caravana, que cruzó el viernes el río Suchiate, que divide a México y Guatemala y que está integrada por unas 2,000 personas, permanece en la localidad de Metapa de Domínguez, ubicado sobre la carretera que lleva a Tapachula, en Chiapas.
La lluvia que cayó por la noche no les permitió avanzar porque sus pocas pertenencias se mojaron. La iglesia de la localidad les ofrece alimentos mientras secan sus pertenencias.
El presidente estadounidense, Donald Trump, ha amenazado con movilizar hasta 15,000 efectivos a la frontera con México para impedir el paso de los migrantes.
Con información de Notimex.

Comentarios